douglas

Dueños del hotel Douglas Highway observan los planos del hotel de Cabo Rojo, que estará abriendo una primera fase a finales de noviembre de este año. 

Por largos 13 años el matrimonio de emprendedores puertorriqueños Douglas Ojeda y Glorymar Ortiz observaba cómo el antiguo hotel Highway Inn permanecía cerrado y con su estructura física en deterioro, a pesar de tener una localización privilegiada en el Highway 100 en Cabo Rojo. Pero un buen día, hace poco más de tres años, al verlo nuevamente comenzaron a fantasear sobre el tipo de hotel que ellos abrirían allí. De la fantasía pasaron a la palabra y luego a la acción, y comenzaron el proceso de compra del edificio, hasta que en plena negociación llegó el huracán María en septiembre de 2017 y detuvo la compra. Pero la intención del matrimonio de establecer un hotel seguía firme, y hace dos años recibieron la llamada que les permitiría continuar con su vislumbrado hotel.

“Esta vez el ‘realtor’ nos llamó para ver si seguíamos interesados en comprar el lugar. Claro que no era lo mismo, estaba horrible, bien deteriorado, y sin importar las predicciones adversas a nuestro deseo, compramos el lugar y comenzamos a trabajar. Ese fue el inicio de hacer realidad nuestro sueño: Douglas Highway Hotel”, expresó a EL VOCERO, Ojeda, quien es nacido y criado en Cabo Rojo, agricultor por herencia y dueño de una finca de cultivo de grama en Hormigueros.

douglas

El Douglas Highway Hotel celebró ayer, trabaja arduamente en su proceso de remodelación.

Además de Glorymar, su esposa, Douglas incluyó en el proyecto a sus dos hijos mayores, también llamados Douglas, quienes le ayudan —literalmente— en el proceso de remodelación. “Es una empresa 100% puertorriqueña y estamos muy contentos de poder estar juntos en este proyecto”, acotó el empresario, quien indicó que trabajan en todo tipo de detalles junto al ingeniero del proyecto, José Alvarado, para lograr que la hospedería sea clasificada como ‘boutique’ y hospedería verde.

“En estos momentos todas las conexiones eléctricas que se están instalando están pensadas para trabajar con placas solares, igualmente estamos ultimando detalles del plan de recogido de aguas usadas para procesar y ser reutilizadas en la hidratación de áreas verdes”, indicó el empresario, quien también comentó que, en su finca de 13 cuerdas —de las que tres cuerdas están destinadas al cultivo de grama— estarán utilizando parte del terreno para sembrar todo tipo de vegetales, frutas, hortalizas, etc, que serán usadas en el restaurante de la hospedería. Rincón culinario que servirá cocina puertorriqueña contemporánea donde “no podrá faltar los platos con langosta, pescados enteros y hasta lechón asado”, dijo.

Douglas Highway Hotel celebró ayer la colocación de su primera piedra, con la que se marca la aceleración en la remodelación del proyecto turístico de los Ojeda-Ortiz en su querido pueblo de Cabo Rojo.

Del total de 38 habitaciones en este complejo estilo ‘walk-ups’, Douglas Ojeda dijo que trabajan en doble turno para tener 16 habitaciones listas para su uso para el fin de semana seguido del festivo de Acción de Gracias. Justo al inicio de la temporada navideña.

“Es alentador y un indicador clave de recuperación que, en estos tiempos complejos para la industria turística global, continúen emergiendo proyectos como el Douglas Highway Hotel, cuya inversión ascenderá a $2.5 millones, creando casi 70 empleos directos e indirectos, y añadiendo 38 habitaciones a nuestro inventario hotelero. Esto es evidencia de la fuerza y resiliencia que distingue a nuestra industria turística puertorriqueña”, expresó la directora ejecutiva de la CTPR, Carla Campos. “Felicitamos a esta empresa familiar puertorriqueña por su visión de vanguardia; agradecemos su confianza en la industria turística local y le auguramos el mayor de los éxitos en el desarrollo de este proyecto”, acotó.

Además de las 16 habitaciones, esta primera fase de la remodelación incluye la creación del restaurante, salón de actividades, áreas recreativas y la piscina. La inversión de esta primera fase se estima en $1.2 millones. Además, representa la creación de 35 empleos directos e indirectos en la etapa de construcción. Durante la etapa operacional se proyecta contar con 35 empleos directos y alrededor de 70 empleos indirectos. Al finalizar la segunda fase del proyecto la inversión alcanzará un total aproximado de $2.5 millones, según informó Ojeda.

Como empresario puertorriqueño en situaciones atípicas como los terremotos y la pandemia, los Ojeda-Ortiz están listos para enfrentar y afrontar momentos difíciles con la certeza de que será posible ver el hotel terminado y operando al máximo de capacidad.

Por su parte, el alcalde caborrojeño expresó que “nuestra administración municipal ha venido colaborando con Douglas Ojeda y su familia desde los inicios del proyecto, y les felicitamos porque en tiempos difíciles han dado un paso adelante con inversión local para ampliar la oferta hotelera en nuestro pueblo.”

Editora de revistas Mírame Siempre, Bienestar Total, Secciones Especiales y Suplementos. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico. Cuenta con más de 30 años de experiencia en periodismo local e internacional.