Por la vía fácil la compra de armas ilegales

Operaciones de Campo informó que en el 2016 había ocupado otras 3,071 armas entre ellas 403 pistolas, 139 revólveres, 48 escopetas, 45 rifles, una carabina y una ametralladora. >Suministrada

Adquirir un arma de fuego ilegal podría ser en algunos casos más fácil que ordenar cualquier artículo por catálogo y la “mercancía” apenas tarda alrededor de tres días en llegar a Puerto Rico a través del Servicio Postal o de un sistema de correo privado sin la que las autoridades la puedan detectar.

Un agente que trabajó en una operación encubierta realizada por el Negociado de Drogas, Narcóticos, Control de Vicios y Armas Ilegales de la Policía narró que al contactar directamente con los encargados de una importante organización, varias de las compras de rifles de asalto, pistolas y cargadores fueron como pedirlas por catálogo. Las personas con las que realizó los negocios en Puerto Rico llamaban a sus contactos en el estado de la Florida y él le daba las especificaciones de lo que quería.

El exencubierto no abundó sobre cuál de las organizaciones penetró. Entre las más activas existe una en Arecibo, otra en San Juan, una en Caguas y una en Ponce que cubre un sinnúmero de municipios. Algunas de estos grupos tienen sus armeros para modificar ciertas armas y fábricas de silenciadores para rifles y pistolas.

Los precios de las armas ilegales fluctúan. De las más vendidas, distintos modelos de pistolas Glock tienen precios entre $1,600 a $1,800. Si es una que trae una pequeña pieza de aluminio, la que le conoce como el “chip” que altera el arma para que dispare de forma automática, se pagan $200 adicionales.

Las cajas de 50 balas calibre .40, que son las más populares, se están vendiendo a $50 cada una. Hace varios años cuando era más difícil adquirirlas en las armerías, una bala podía alcanzar hasta $5 por unidad. En la actualidad muchas de las cajas de balas que se venden ilegalmente son enviadas de Florida.

Precisamente, el nuevo director del Negociado Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) en la Isla, Ari C. Shapira, dijo el lunes a EL VOCERO que las agencias de ley y orden están enfocadas en la violencia en las calles y no en atacar de manera contundente el tráfico de armas. Señaló a Florida como el principal estado donde se venden las armas que llegan a la Isla.

Las favoritas en las calles

El arma más cotizada son los fusiles de asalto AK-47 conocidos en muchas partes del mundo como Kalashnikov en honor a su inventor el ruso Mikhail Kalashnikov. Los armeros clandestinos traen principalmente de Florida cantidades de estas armas nuevas y su precio alcanza los $3,000 por unidad. Le sigue los rifles de asalto AR-15 con precios que llegan a los $1,800.

A muchas de las pistolas Glock alteradas para disparar de forma automática se les coloca una culata larga y cargadores tipo tambor con capacidad de hasta 200 municiones, y son tan o más rápidas que los AK-47 o los AR-15, dijo el agente que hoy está asignado a otras labores.

Durante la década de los 90 la Oficina del Inspector Postal, la rama policíaca del Servicio Postal de Estados Unidos mantuvo una campaña contra los armeros clandestinos que enviaban armas y piezas través del correo. Con el tiempo la iniciativa mermó y la oferta de venta de piezas a través de internet aumentó. Un conocedor del mundo clandestino de las armas sostuvo que un gran número de puertorriqueños ha servido en las Fuerzas Armas y ha recibido entrenamiento en el manejo de pistolas y rifles, por lo que no es difícil que adquieran las piezas a través de internet para ensamblarlas.

Se duplican las licencias

Documentos ofrecidos por la Policía a pedido de EL VOCERO reflejan que el Negociado de Drogas, Narcóticos, Control del Vicio y Armas Ilegales incautó 2,203 armas de fuego entre el 2014 y las primeras semanas del 2017. De este total, alrededor de 400 provienen de compras que realizaron agentes encubiertos a las distintas organizaciones que trafican principalmente con pistolas y rifles de asalto.

La cifra de 2,023 armas dada por el Negociado de Drogas, la que incluye 1,340 pistolas; 352 rifles; 272 revólveres y 59 escopetas no incluye las ocupadas en escenas de asesinatos e intervenciones que realizan los patrulleros del Negociado de Tránsito.

Operaciones de Campo informó que en el 2016 había ocupado otras 3,071 armas entre ellas 403 pistolas, 139 revólveres, 48 escopetas, 45 rifles, una carabina y una ametralladora.

Otras estadísticas reflejan que en el 2015 se expidieron 3,202 licencias de armas a hombres y 243 a mujeres. Esta cifra se duplico en el 2016 al expedirse 6,540 licencias a hombres y 414 mujeres. En enero del 2017 se habían aprobado 1,029 licencias a hombres y 64 a mujeres.

La Policía mantiene un total de 84,592 licencias de armas activas, 5,419 fueron canceladas y 3,425 están vencidas.

El registro apunta que en el país hay 216,247 armas inscritas por ciudadanos, cerca de 70,000 de ellas para uso de tiro al blanco y en inventarios las armerías mantenían hasta el pasado mes 16,636 armas.

Las estadísticas de la Policía reflejan que en 65 de los 70 asesinatos ocurridos entre el 1 de enero al 5 de febrero se utilizaron armas de fuego.