Vivo el roce entre sectores por perspectiva de género en las escuelas

EL VOCERO/ Archivo

Por: Ayeza Díaz y Laura I. González 

Las expresiones del gobernador electo, Ricardo Rosselló, sobre la derogación de la Carta Circular 19 de perspectiva de género del Departamento de Educación (DE), revivieron el debate público sobre cómo se debe abordar el tema de la educación sexual en las escuelas.

El pasado año, el gobernador Alejandro García Padilla optó por apoyar una política liberal e inclusiva en las escuelas del DE. Incluso respaldó la aprobación de la carta, cuya descripción, asegura, sugiere “institucionalizar la equidad entre los géneros en todas las disciplinas académicas, niveles, iniciativas y proyectos del DEPR”.

No obstante, Rosselló se distanció de la carta circular, con la intención de cumplir con una promesa que hizo a los sectores religiosos y conservadores de la Isla. El portavoz de Puerto Rico por la Familia, César Vázquez Muñiz, dijo a EL VOCERO que favorece las expresiones de Rosselló, ya que considera que se trata de una promesa que hizo el gobernador electo “con la gente que apoyó su candidatura”.

Durante la conversación, Vázquez Muñiz estableció las diferencia entre lo que apoya la organización, que agrupa el sentir de las familias conservadoras, versus lo que considera una “imposición ideológica”.

Vázquez Muñiz consideró que cuando el DE se refiere a perspectiva de género, no habla de igualdad entre el hombre y la mujer, “sino que mujer estamos hablando de una ideología que quiere eliminar el sexo como categoría para describir al ser humano”. A su juicio, esta situación ideológica puede provocar una confusión sobre la percepción que tienen los niños sobre sí mismos, comparando por ejemplo, el sentir de los transgéneros, con los trastornos psicológicos de una persona delgada que se siente obesa.

Según Vázquez Muñiz, la perspectiva de género busca que las personas como sociedad no reconozcan como un problema “la confusión” que pueda tener un niño sobre sí mismo. “No importa lo que digan las leyes, los reglamentos, al varoncito donde vaya vestido de niña o que use el baño de las niñas va a ser objeto de una hostilidad y de una burla terrible. O sea, en el ánimo de normalizar unas conductas, nosotros vamos a victimizar aún más a aquellos que sufran de unas confusiones en las percepciones que tengan de sí mismos. Esos niños merecen ir a la escuela y merecen respeto y protección como el resto de los niños, pero seamos sensatos, prudentes, por favor”, agregó.

Entretanto, el activista Pedro Julio Serrano, se mostró consternado ante la derogación de tal enseñanza en las escuelas, además de mostrar preocupación por la eliminación de la libre opción para escoger el tipo de uniforme para aquellos estudiantes transgénero. “Todo lo que habíamos adelantado en términos sociales, vamos a revertirlo. Incluso, con esas dos acciones de eliminar la carta circular y la libre opción de escoger el uniforme, están peligrando los fondos federales del DE también en momentos de crisis”, manifestó Serrano en entrevista con este rotativo.

“No es lo que esperaba para estas elecciones, pero aquí estamos. Para sobrepasar las adversidades que pasa la comunidad LGBTT. Puerto Rico ha avanzado mucho en la lucha por los derechos de esta comunidad. Se han aprobado cuatro leyes a favor de la comunidad. Logramos el matrimonio igualitario con la decisión del Tribunal Supremo, que también aplica en Puerto Rico. Logramos que los estudiantes ‘trans’ puedan usar el uniforme que ellos deseen”, aseguró Serrano.

Mientras los sectores en la Isla siguen en debate por la perspectiva de género, en Estados Unidos se intensifica la preocupación por los derechos obtenidos por la comunidad LGBTT y los avances de género, tras la elección de Donald Trump como presidente.

“Trump va a nombrar la vacante que hay en el Tribunal Supremo. Eventualmente, habrán más vacantes en otros lugares y a lo que podríamos enfrentarnos es a una corte conservadora por años”, por lo que esto podría dificultar o retrasar los avances en pos de la comunidad, además de promover una ‘cultura de odio’ hacía los latinos”, opinó Serano.

De acuerdo con el activista, desde que se llevaron a cabo las elecciones generales y presidenciales, el repudio se ha intensificado entre las personas ya que ahora “hay un permiso para discriminar”, promovido por los ahora gobernantes electos. “Invitamos al diálogo, pero también vamos a ir a cualquier foro pertinente para defender nuestros derechos. Tenemos que educar, luchar y resistir. Pero lo más importante es seguir amando. Aún a aquellos que nos oprimen”, puntualizó.